jueves, 17 de septiembre de 2009

Cuento al deseo








Era solo estar a su lado para que mi temple se viniera abajo. Cruzar una mirada y ver mi alma tan retorcida por mil dolores...
Susurrándome perversiones al oído su perfume. Quemándome una vez más...

Yo era la función de mi sueño y ella era mi musa, mi odio...
Me concedió numerosas lágrimas por tenerme a su lado, me concedió una vida alternativa durante solo una noche...
Para volver a arder otra vez junto a ella...

En el fin ya no quería moverme...
Solo quemarme...

No hay comentarios:

Publicar un comentario