domingo, 9 de enero de 2011

[Sin titulo]


No me queda aliento para seguir interpretando mi propia función. Sentir como todo se acaba volviendo contra ti. Para ser olvidado.

Mis personalidades se van sucediendo una tras otra para tomar el relevo de mis sueños.

Mis metamorfosis son tan naturales para cada momento especial, que mis secretos empiezan a perder todo su sentido.

Empiezo a dudar y me cuesta improvisar. Entumecido y sin expectativas. Envuelto con miles de fotografías y videos. Me estoy acostumbrando a ser un individuo genérico y superficial.

Confieso que olvidé abrazarte, confieso que olvidé esforzarme para ser alguien mejor.

Años atrás me convertí en un bruto hijo de puta sin compasión y no supe dar marcha atrás.

¿Que me paso?...

Ahora solo puedo quedarme en silencio ante mi patética incapacidad de ser alguien normal.

Quizás encuentres consuelo en sueños, libros y alcohol.

Hoy me toca agujerear mi mente otro poco más

Para que el reino del olvido sea de nuevo mi hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario