viernes, 20 de junio de 2014

La obra “Sweet Art”, del artista Iván MIEDHO, es adquirida por el centro cultural Príncipe de Asturias.


La obra “Sweet Art: Mihai Eminescu y Verónica”, del artista Iván MIEDHO, es adquirida por el centro cultural Príncipe de Asturias de Madrid, España.
El Centro Príncipe de Asturias de Madrid nos presenta, desde el 16 de Mayo hasta el 16 de Junio de 2014, la serie Doppeltgänger, del artista Iván MIEDHO. La exposición, organizada por laComunidad de Madrid, nos invita a reflexionar sobre los distintos roles que tenemos como personas en nuestra sociedad y como somos influenciados por la “era de la imagen”.
Entre los trabajos que compone la serie, destaca la obra Sweet Art: Mihai Eminescu y VerónicaIván MIEDHO en otras ocasiones ya ha trabajado el trasfondo de Mihai Eminescupero esta vez la obra la dedica a la parte más oscura que sufrió el poeta. La locura, la enfermedad bipolar, que invadió la mente de Mihai Eminescu, se personifica y toma forma humana haciendo referencia al dolor y sufrimiento del poeta. Al lado, el modelo femenino, Carla Nieto, encarna el papel de Verónica Micle, inspiración y amor de Mihai Eminescu.
miedho_hector_martinez__midsoul_wolf_principe_asturias_07
Sweet Art tiene el reconocimiento de la crítica nacional e internacional y la obra ya ha sido adquirida por el Centro Cultural Príncipe de Asturias para formar parte de la colección permanente.
Según el escritor José Carlos Somoza esta muestra es “muy sugerente e inquietante”. “Me parece que la transformación del ser humano en arte es el último límite, y me alegra que haya quienes intenten cruzarlo”.
En palabras del escritor Héctor Martínez Sanz que participó en la inauguración y es autor de los libros Pentágono, Baruch Elron, Misión 109. “La propuesta Doppeltgänger va un paso más allá de anteriores series. Fotografía y pintura como ámbitos en los que MIEDHO ha plasmado su discurso vienen a fundirse en la obra dentro de este nuevo trabajo. Una forma evolutiva de la técnica y el material hasta ahora empleados, como dobles el uno del otro, disolviendo los límites de ambas esferas creativas. Mediante procesos de digitalización el artista logra fundir el acrílico y la fotografía hecha por separado del modelo, de modo que dónde creemos percibir una sola figuración, en verdad están las figuraciones de la pintura y la fotografía. Esto es, la propuesta cabe ser entendida, no sólo como representación de una deformación, ese doble social/íntimo del discurso, sino también como el solapamiento de dos disciplinas hasta hoy segregadas”.
miedho_principe_asturias_11

No hay comentarios:

Publicar un comentario